El dolor lumbar es el que está originado en la parte baja de la espalda, y es bastante común sufrirlo a lo largo de la vida ya que la mayor parte del peso es soportado aquí. Por ello, cualquier sobreesfuerzo o una mala postura durante tiempo prolongado puede ocasionar lo que se conoce como lumbalgia. Para conocer sus causas, puedes leer mi entrada sobre este dolor aquí. Este problema puede ser originado por problemas genéticos, o por el estilo de vida. De ambas formas, hay diferentes maneras de aliviar el dolor lumbar. Además, hay factores que aumentan el riesgo de sufrirlo, y ser conscientes de ellos e intentar corregirlos pueden prevenir el desarrollo de este tipo de dolor. 

Factores que pueden influir en el riesgo de sufrir dolor lumbar:

  • El sobrepeso puede ser un causante de la lumbalgia, ya que, como se ha mencionado antes, en la zona lumbar se sostiene la mayor parte de nuestro peso. Un exceso de este puede sobrecargar la zona y ocasionar molestias.
  • Tanto los malos hábitos o un estilo de vida poco saludable pueden ser influyentes. El tabaquismo, el sedentarismo o practicar deporte de una manera extrema o incorrecta son factores de riesgo. 
  • Nuestro estilo de vida puede estar asociado a la actividad profesional o estudiantil que realicemos. Pasar largas horas del día sentado o en la misma posición no es bueno para la postura, así como levantar peso de forma constante. Si no puedes evitar esto, es necesario que lo hagas de la manera correcta, cuidando tu postura en todo momento.
  • Tener antecedentes de lumbalgia puede significar que vuelva aparecer en el futuro. Si ese es tu caso, es muy importante ponerse en manos de especialistas que la traten de la manera adecuada, para así evitar que queden secuelas. 

Una vez que conocemos estos factores de riesgo, podemos intentar cuidarlos para prevenir la aparición de la lumbalgia. Sin embargo, si ya se encuentra con molestias, hay varias formas de tratarlo.

¿Qué podemos hacer para aliviar el dolor lumbar?

El primer paso a tomar en cuanto aparece la lumbalgia es descansar. Unos días de reposo son imprescindibles para recuperarse del lumbago, para así no sobrecargar la zona ni forzarla demasiado. Pasado un tiempo, si el dolor va mejorando, es recomendable volver a nuestra rutina de ejercicio gradualmente. 

A la hora de descansar y dormir la posición más recomendada es la fetal. En esta posición es en la que la espalda descansa más. Además, colocar una almohada entre las piernas proporcionará aún más alivio. 

En los primeros días del dolor, y siempre que haya sido ocasionado por una lesión, es recomendable usar el frío para recuperarse. Sin embargo, si ya han pasado más de dos días, o al contrario, es una lumbalgia recurrente, es mejor aplicar calor a la zona. Hacerlo durante media hora un par de veces al día será suficiente.

Aunque estos cuidados deberían aliviar las molestias generadas por el dolor de lumbago, es importante acudir a un médico que confirme el origen del dolor de espalda. Este puede mandarte ejercicios que realizar, y es recomendable que al principio los hagas bajo la supervisión de un especialista. De esta manera evitas hacer los ejercicios de forma incorrecta pudiendo ocasionarte un daño mayor. Si no te es posible acudir a un profesional, en esta entrada de mi blog puedes encontrar distintos ejercicios a realizar que le podrían ayudar a aliviar el dolor lumbar (insertar enlace de ejercicios lumbalgia)

Me llamo Marta, soy Fisioterapeuta y Osteópata Oficial y te invito a mi Clínica de Fisioterapia y Osteopatía en la que estaré encantada de atenderte. Puedes contactar conmigo a través de mi página web, Redes Sociales, Facebook e Instagram, y por Doctoralia.

Abrir chat
Hola ¿En qué podemos ayudarte?
Call Now Button